Cómo puedo ser feliz

¿Sabes cómo eres de feliz realmente? Si hay margen de mejora, prueba una de estas sugerencias. ¿Qué es lo que quieres de la vida? Si la respuesta es "ser feliz", piensa que todos y cada uno de los motivos que tienes para ser feliz. ¿Tienes pareja? ¿Estás enamorado? ¿Tienes hijos? ¿Te gusta tu profesión? ¿Tienes mascotas? ¿Tienes amigos? ¿Eres una persona sana?, siempre hay motivos para ser feliz.

Cómo puedo ser feliz

Después de investigar y probar diferentes consejos te vamos a mostrar el camino en el que hemos aprendido mucho sobre cómo ser más feliz. Aquí están esas lecciones.

1. No empieces con profundidades. Cuando empezamos con el Proyecto Felicidad, nos dimos cuenta bastante rápido que, en vez de saltar con larga meditación diaria o responder a preguntas profundas de la identidad propia, deberíamos empezar con lo básico, como ir a dormir a una hora decente y respetar las horas de las comidas para no llegar a ellas desesperados por el hambre. La ciencia respalda esta afirmación; estos dos factores tienen un gran impacto en la felicidad.

2. No alimentes tu ira. Muchos de nosotros creíamos que para que la ira no creciera, teníamos que sacarla de nuestro interior y transmitirla a los demás lo antes posible. Es decir, sacar los malos sentimientos que nos hacen sentir mal antes de dormir. Los estudios muestran, sin embargo, que la noción de catarsis de la ira es una tontería. Expresando la ira en relación con molestias pasajeras menores sólo amplifica los malos sentimientos y no expresar la ira a menudo permite que se disipe más fácilmente.

3. Finge tus senimientos. Los sentimientos siguen acciones. Si te sientes bajo de moral, deliberadamente debes cambiar el chip y atuar de forma alegre. De esta forma conseguirás sentirte más feliz. Si te sientes enfadado con alguien, visualiza algo positivo que te haya hecho esa pesona y tus sentimientos hacia se suavizarán. Esta estrategia es asombrosamente eficaz.

4. Darte cuenta de que no vale la pena hacer las cosas mal. El desafío y la novedad son los elementos clave de la felicidad. El cerebro se siente estimulado por la sorpresa y salir exitoso de haberle hecho frente a una situación inesperada da una poderosa sensación de satisfacción. Las personas que hacen cosas nuevas, ocomo aprender un juego, viajar a lugares poco familiares, etc. son más felices que las personas que se adhieren a las actividades familiares que ya les van bien. A menudo debes recordate a ti mismo: "Disfruta de la diversión del fracaso" y haz frente a una meta de enormes proporciones.

Cómo puedo ser feliz

5. No trates los capichos como "regalos". A menudo las cosas que eliges como caprichos no son buenas para ti. El placer dura un minuto, pero entonces los sentimientos de culpa y pérdida de control y otras consecuencias negativas hacen mella en tu día. Mientras que es fácil pensar, voy a sentirme bien después de tomarme un par de copas de vino ... una copa de helado ... un cigarrillo ... comprame un nuevo par de pantalones vaqueros, vale la pena hacer una pausa para preguntarse si esto realmente mejorar las cosas.

6. Compra un poco de felicidad. Nuestras necesidades psicológicas básicas incluyen sentirse amado, seguro y buenos en lo que hacemos. También queremos tener un sentido de control. El dinero no llena automáticamente estos requisitos, pero seguro que puede ayudar. Hemos aprendido a buscar la manera de gastar el dinero para permanecer en contacto más estrecho con la familia y amigos; para promoverla salud; para trabajar de manera más eficiente; para eliminar las fuentes de irritación y conflictos de pareja; para apoyar causas importantes; y para tener la ampliación de experiencias.

7. No insistas en el mejor. Hay dos tipos de tomadores de decisiones. Los satisfactores (sí, satisfactores) que toman una decisión una vez que se satisfacen sus criterios. Cuando encuentran el hotel o la salsa de pasta que tiene las cualidades que quieren, están satisfechos. Los maximizadores que quieren tomar la mejor decisión posible. Incluso si ven una bicicleta o una mochila que se adapta a sus necesidades, no pueden tomar una decisión hasta que hayan examinado cada opción. Los satisfactores tienden a ser más felices que los maximizadores. Los maximizadores gastan más tiempo y energía en llegar a las decisiones y que a menudo se sienten ansiosos acerca de sus opciones. A veces lo suficientemente bueno es suficientemente bueno.

8. Ejercicio para aumentar la energía. Sabíamos que, intelectualmente, que esto funcionaba, pero ¿cuántas veces te has dicho a ti mismo?: "Estoy demasiado cansado para ir al gimnasio". El ejercicio es una de las más confiables impulsoras del estado de ánimo. Incluso un paseo de 10 minutos puede aclarar tu punto de vista.

9. Deja de regañar. Puedes pensar que si no dices, no regañas, no te anticipas a las situaciones, los demás no van a hacer lo que esperas de ellos. Pero en eso, te equivocas. En todo caso, más trabajo quedará terminado. Además, encontrarás que si dejas de hacerlo, sorprendentemente te llevarás un gran impulso de felicidad. No te puedes ni imaginar el mal genio y el estado de enfado que consigues como resultado de hablar así. Puedes sustituir las palabras molestas con las siguientes herramientas persuasivas: insinuaciones sin palabras (por ejemplo, dejando una nueva bombilla en el mostrador); con una sola palabra (diciendo "Leche" en lugar de hablar una y otra vez); No insistir en que se haga algo en tu agenda; y, lo más efectivo de todos, hacer una tarea uno mismo.

10. Adoptar medidas. Algunas personas asumen la felicidad como principalmente una cuestión de temperamento innato: Uno nace así y eso es todo. Si bien es cierto que la genética juega un papel muy importante, alrededor del 40 por ciento de tu nivel de felicidad está dentro de tu control. Tomarse el tiempo para reflexionar, y hacer medidas conscientes para hacer tu vida más feliz, realmente funciona. Así que utiliza estos consejos para iniciar tu propio Proyecto Felicidad. Te prometemos que no te llevará un año entero.