Cómo puedo dejar de fumar

Como la mayoría de las cosas buenas de la vida, dejar de fumar va a tomar un poco de esfuerzo y perseverancia. Si fuera fácil dejar de fumar, todos lo harían y dejar de fumar no sería una industria multimillonaria. A lo que realmente se reduce todo es a una cuestión de auto-eficacia. ¿Crees que puedes dejar de fumar? La respuesta a esa pregunta supondrá recorrer un largo camino para decidir si cualquiera de estos métodos van a funcionar contigo. Así pues, ¿quieres dejar de fumar?

Cómo puedo dejar de fumar

Dejar de fumar de golpe

Incluso con todos los libros de superación personal, las clases, hipnoterapeutas, parches, pastillas, cigarrillos electrónicos y todo lo diseñado para ayudar con el proceso de dejar de fumar, la manera más exitosa - porcentualmente - es simple y llanamente dejarlo.

Cuando la mayoría de la gente piensa en dejarlo de golpe se quedan congelados y piensan que nunca esa vía podría funcionar para ellos, ya que sería demasiado duro. Todos piensan en todos los antojos, el aumento de peso, el pensamiento incesante sobre los cigarrillos y por eso, ni siquiera lo intentan. O lo intentan pero a medias, y no funciona, y entonces la creencia de que dejar de fumar no es posible para ellos, se confirma.

El mayor beneficio de dejar de fumar de golpe es que ¡es gratis! A diferencia de todos los productos y servicios que puedes pagar con el fin de tratar de dejar de fumar, simplemente la suspensión no te costará nada. También es algo que puedes comenzar inmediatamente después de tomar la decisión de dejar de fumar.

El truco es que no puedes ir de golpe, ver que no funciona para ti, y después abandonar el método completamente. Puede ser que tomes un par de intentos, o incluso varios intentos, antes de que seas capaz de dejar de fumar para siempre con el método de golpe. Hay ciertos sitios a los que puedes ir con el fin de obtener ayuda si quieres ir por esta vía.

Leer libros para dejar de fumar

Este tipo de opción ha sido considerada por muchos como la número uno para tratar de dejar de fumar. Muchos famosos han dejado de fumar leyendo libros y tienen una impresionante cantidad de buenas críticas sobre su eficacia. Hay libros muy reconocidos como el de Allen Carr con el que llegas a fumar mientras lo estás leyendo. Al final del libro simplemente te fumas tu último cigarrillo y eso es todo, se supone que debes estar libre de humo a partir de entonces.

Todo es cuestión de poner una distancia entre tu vieja manera de pensar y tu nueva forma de pensar. La antigua manera de pensar que ha llevado a donde estás ahora, donde eres fumador. Si quieres dar el salto a ser un no fumador, necesitas una perspectiva diferente sobre el tabaquismo y este libro parece proporcionar justo esa nueva visión.

El lado mental de dejar de fumar no puede ser exagerado, y debido a que la respuesta a tus problemas probablemente no te la podrán dar tu familia y amigos, es necesario hacer un seguimiento profesional. Un libro es una forma de proporcionarte consejo, apoyo y valor, sin una tarifa de precio y en los horarios que sean convenientes para ti.

Cómo puedo dejar de fumar

Parches, pastillas, homeopatía para dejar de fumar

Hay un montón de productos como los parches, las pastillas y más contra el tabaco que pueden ayudar en tu tratamiento, y algunos de ellos han demostrado ser más eficaces que otros. Pero aquí se trata de saber que qué manera ese producto te ayudará a dejar deñ fumar. Si piensas que te ayudará, probablemente lo hará. Incluso si sólo te da una sensación de confianza, de tener bajo control tus antojos, vale la pena probarlo.

Si bien estos métodos pueden no funcionar para algunas cosas, se trata de encontrar lo que funciona mejor para ti. Podrías descubrir que una combinación de dos o tres métodos es la clave. O podrías tropezar con una técnica a la que has llegado a través de los momentos más difíciles.

Incluso podrías someterte a todas y cada una de las técnicas y ver que ninguna te funciona para descubrir y plantearte de nuevo la gran decisión de dejar de fumar de golpe. Puede que este camino te convezca de que no hay una fórmula mágica por ahí que te estás perdiendo.

Hipnosis para dejar de fumar

La hipnosis para dejar de fumar es un método que ha funcionado satisfactoriamente para algunas personas pero para otras no.

Seguro que has escuchado a mucha gente y en los medios comentarios sobre la hipnosis para dejar de fumar. Seguro que te encantaría la idea de ir a un sitio, que alguien te haga entrar en un estado hipnótico y salir como no fumador. Pero en realidad no es un asunto que se resuelve en un día y tendrás que reforzar las sugerencias formuladas durante la sesión para obtener el beneficio completo.

Pero el método ha demostrado tener éxito en al menos un cierto porcentaje de las personas que son capaces de colocarse en ese estado de conciencia en que las sugerencias pueden ser implantadas. El hipnotizador hará asociaciones negativas hacia el tabaquismo de manera que cuando pienses en fumar inmediatamente los vincularás a un mal sabor en la boca o una sustancia tóxica que está poniendo en peligro tu vida. De este modo, sentirás rechazo hacia el tabaco.

Es interesante destacar cómo a pesar de que la mayoría de los fumadores saben que es malo para su salud, debido a que los efectos nocivos no surgen de inmediato y tardan años en desarrollarse, no es un fuerte elemento de disuasión suficiente para dejar de fumar en el presente. Debido a que la hipnosis crea una fuerte asociación negativa y utiliza un razonamiento sólido, puede ser un método para considerar si estás luchando contra este engañoso pensamiento.

Tratar de evitar las situaciones tentadoras

Si conoces los lugares y momentos que desencadenan tu necesidad de fumar, es una buena idea evitarlos hasta que tengas una posición más fuerte y sólida en tus esfuerzos contra el tabaco. Durante los primeros días de tratar de dejar de fumar deberías ir a lugares donde sientas que tienes un gran control sobre ti mismo. Es mejor no tentar a la suerte, poniéndote en una situación tentadora.

Si fumas cuando estás estresado, prueba diferentes técnicas de relajación para mantener tus emociones bajo control. Si fumas cuando bebes, deja de beber por un tiempo hasta que puedas separar una cosa de la otra. Todo hábito tiene un disparador, y la mayoría de ellos son mentales, pero a veces puede ser que el entorno sea la causa. El mantenimiento de un entorno propicio es la clave para tus esfuerzos.

No significa que tengas que convertirte en un ermitaño, pero sí que debes aprender cómo dominar ciertas situaciones y controlarlas de una en una. No intentes hacerlo todo a la vez... no seas bombardeado con más de lo que puedes manejar durante las primeras fases de dejar de fumar.

Buenos hábitos para reemplazar el dejar de fumar

Fumar es a menudo considerado el precursor de todos los malos hábitos, así que es una buena idea sustituir este vicio por una serie de buenos hábitos para demostrarte a ti mismo que hay una manera diferente de vivir. El no tener algo que hacer con las manos puede reemplazarse y es posible que desees comenzar una afición con la que trabajar con tus manos. Inicia un jardín, haz punto, sumérgete en la carpintería. Es una cuestión de mantener la mente ocupada para no estar sentado pensando solamente en fumar.

La mayoría de las personas se quejan del aumento de peso cuando dejan de fumar, y si bien puede ser demasiado empezar a la vez un régimen de dieta y ejercicio al tratar de dejar de fumar, puedes comenzar con pequeñas acciones que pueden producir beneficios para la salud. Cuando quieras fumar bebe un vaso de agua, o ve a dar un paseo fuera al sol. Con el tiempo vas a desarrollar una asociación positiva con tu pensamiento al fumar y no será tan malo pensar en ello.

Sistema de apoyo

Debido a que este es un cambio positivo para ti, debe ser natural que tu familia y amigos apoyen tu decisión y te animen a seguir con ella. Puedes encontrar que aunque sean de apoyo, sientes la necesidad de hablar sobre el tema con otras personas que también estén tratando de dejar de fumar. Piensas que ellos te comprenderán mejor. Puedes conocer, ya sea en grupos de apoyo de tu ciudad, o mediante foro en línea, el apoyo que necesitas para hacer frente a tus preocupaciones personales.

Aunque pienses y sientas que estás solo en el camino, verás que tus acciones tienen un efecto sobre los demás, y es posible que te sorprendas al descubrir que no eres el único que tiene un interés personal en tener éxito.

Los primeros 30 días

Hay dos batallas que se están librando aquí: una es la adicción física a la nicotina en tu cuerpo y la otra es la imagen de ti mismo como fumador. Si puedes hacerlo a través de los primeros 30 días, tu cuerpo debería haber expulsado la nicotina de tu sistema, y lo que tienes a continuación, es tratar con el aspecto mental de fumar. También puedes tomar medidas para ayudar a acelerar el proceso de eliminar la nicotina y así dejar de luchar contra estos síntomas físicos.

Así que una vez hayas ganado la lucha contra los sentimientos que te generaba la adicción a la nicotina, la siguiente batalla es contra tu postura al fumar. La sensación del cigarrillo entre los dedos, entre los labios, el ritual de tomar uno entre todos y encender un cigarrillo. Puede sonar extraño, pero esto se convierte en parte de tu identidad, de quién te crees que eres. Estos impulsos pueden ser aún más fuertes que la propia retirada.

Es por eso que los primeros 30 días suelen ser los más difíciles, porque tienes que lidiar con lo físico y lo mental, al mismo tiempo. Pero el saber que la parte física con el tiempo mejora, serás capaz de enfocar tus energías únicamente en los aspectos mentales, y esto es suficiente para muchas personas para hacer frente a este primer obstáculo.

No dejar nunca de dejar de fumar

Así es. Al igual que la vida, dejar de fumar es un proceso. No podemos plantearlo como un camino que tiene un punto de referencia de partida y un punto final. Es mejor verlo como una parte de nuestra vida en la que estamos haciendo un cambio. Empiezas un día y sigues un tramo cada día y continúas sin parar. Puede ser que en realidad nunca llegues a una meta porque puede que tengas que luchar contra un nuevo impulso cada día. Mientras sigas tratando dejar de fumar siempre, cuando sientas el impulso de recaer y no lo hagas, podrás considerarlo un éxito.