Cómo puedo abrir mi correo

Hay muchísimas maneras que puedes encontrar para abrir tu correo electrónico. Todo depende de qué proveedor de correo electrónico elijas o te hayan aconsejado. Los sitios de correo electrónico más populares que te permiten crear un correo electrónico incluyen correo de Gmail, Yahoo y Hotmail (ahora Outlook), que pertenece a la red de MSN.

Cómo puedo abrir mi correo

En primer lugar, una vez hayas decidido tu preferido, dirígete a la página de inicio ya sea en Yahoo, Gmail o Hotmail. Una vez en la página de inicio debes buscar en la página web, el icono que corresponde al símbolo de correo electrónico (posiblemente tenga forma de sobre o ponga email). Cuando cliques aparecerán un formulario para iniciar sesión y una frase abajo para crear una nueva cuenta de correo electrónico, para los nuevos usuarios. Crear una cuenta de correo electrónico es fácil y se puede hacer siguiendo unos sencillos pasos.

En el proceso de apertura de una nueva cuenta seguirás una serie de preguntas que incluyen la fecha de nacimiento, el lugar de nacimiento, los detalles de la dirección y preguntas para crear una contraseña fiable. Un método que algún proveedor emplea para recuperar una contraseña usualmente toma forma de preguntas cuyas respuesta solamente debes conocer tú. Pueden ser preguntas tales como el nombre de soltera de la madre, lugar favorito, país favorito, ¿Tienes una mascota y cuál es el nombre de tu mascota?

Una vez que hayas abierto una cuenta con cualquier proveedor sea en Gmail, Yahoo o Hotmail entonces todo lo que necesitas es insertar tu nombre de usuario y contraseña a continuación, escribiéndolo en las cajas de texto de inicio de sesión y entrar dentro de la bandeja de entrada de tu correo electrónico que acabas de configurar. A veces puede pasar que no puedas abrir tu correo electrónico o entrar en tu cuenta.

Esto puede deberse a una serie de factores, entre ellos cuestiones técnicas, el mantenimiento y las actualizaciones del sitio o de cambio de marca y el software de edición o incluso un virus que haya podido penetrar en los sistemas de correo electrónico que requieren un examen minucioso. No hay nada por qué preocuparse, siempre y cuando tengas los datos almacenados y una copia de seguridad, así como no almacenar demasiada información personal, como datos bancarios, etc. A veces los sistemas, especialmente si se tratan de conexiones inalámbricas pueden ser propensos a los piratas informáticos.